lunes, julio 10, 2006

Sangrar por la herida


Finalizado el mundial, todavía existen razones para sangrar por la herida. En el blog Los nuevos medios, el medio, Gastón Roitberg comenta una nota del diario sueco Aftonbladet que le agrega más fuego a la polémica por el "machete" de Lehmann para atajar los penales.

De acuerdo al artículo del periódico sueco, los alemanes se habían preparado minuciosamente para la ejecución de los penales. Además de la lista del arquero Jens Lehmann (con información estadística sobre cada pateador argentino), el cuerpo técnico alemán habría seleccionado el color de la camiseta del arquero a tono con el cartel publicitario ubicado detrás del arco.

Para que la herida argentina siga sangrando, la nota agrega que el equipo de Klinsman también habría elegido la indumentaria del personal del estadio que en el momento de la definición se ubicó detrás del arco para acrecentar la confusión de los ejecutantes argentinos (ver foto).

6 comentarios:

Guillermo dijo...

Muy "bilardistico" el tema. Y bueno, el que hace bien los deberes gana, no? Para Sudafrica 2010 por ahi aprendimos algo.

Dr kumalo dijo...

Eso es saber hacer bien las cosas sin infringir las reglas. ESo si, lástima que lo hicieran con nosotros. El bambino a la selección.

Pata dijo...

Creo que entre las cosas que te interesan deberías poner sin dudas a las teorías conspirativas.A qué más podemos echarle la culpa por haber quedado afuera? Perdimos, así es el fútbol, hay que saber aceptar la derrota y no buscar fantasmas donde no los hay.

Por otro lado, cómo me gusta que los que se llenaban la boca diciendo que estaba todo arreglado para una final Brasil-Alemania tengan que cerrar la boca!!! Un Mundial no se arregla tan fácil como un campeonato argentino (por suerte!!!). Se puede arreglar un sorteo, pero los partidos hay que ganarlos en la cancha.

Abrazo,
Pata.

Pata dijo...

Guille, por qué no escribís algo comparando el trato de los medios a la eliminación argentina en cuartos de final en el '98 vs. ésta del '06? Me parece que nos venden cualquier cosa, y lo peor es que compramos.

Y también ya que estamos, podrías hacer una comparación entre el cabezazo de Zidane (que ahora parece que es un héroe por defender sus convicciones adentro de una cancha) y el de Orteguita contra Holanda, que era mucho más joven e inexperto y no estaba jugando una final, y acá lo crucificó todo el periodismo (y por ende, la opinión pública).

Abrazo,
Pata

Guillermo Schulmeier dijo...

Pata,

No sé a qué te referís con la frase "nos venden cualquier cosa". Más allá de que se nota cierto conformismo con la actuación en Alemania, las eliminaciones del 98 y el 06 tienen algunas diferencias. Si bien es verdad que en ambos casos quedó la sensación de que Passarella y Pekerman no pusieron en cancha lo mejor que tenían (en Francia Gallardo, en Alemania Messi, Saviola, Aimar...) ahora nos fuimos sin perder y con la sensación de un resultado injusto. En Francia nos fuimos con una derrota en los 90 reglamentarios y con el cabezazo irresponsable de Orteguita. Creo que hay matices.

Un abrazo

Pata dijo...

Justamente me refiero a la sensación de "resultado injusto". Fue más injusto perder con Alemania que haberle ganado a México? El único partido en el cual Argentina fue claramente superior al rival fue contra Serbia.

En cuanto al cabezazo de Orteguita, estoy de acuerdo en que fue totalmente irresponsable, pero el de Zidane lo fue mucho más, y sin embargo sólo se habla de qué le dijo Materazzi para que haya reaccionado así. Y eso que tiene antecedentes...