martes, abril 17, 2007

Error del sistema


La matanza de Virginia confirma que el sueño americano, el american way of life cada tanto hace agua y descomprime por el lugar menos pensado. Tuve la posibilidad de viajar media decena de veces a Estados Unidos por trabajo y siempre tuve la sensación de estar en un ambiente controlado y pacífico pero a punto de estallar.
Es importante aclarar que todas mis incursiones fueron previas al atentado del 11S y a ciudades diferentes. Washington, Boston, Boulder y Nueva York mostraron su mejor cara pero me dejaron la sensación de un estado de tensión latente difícil de explicar. Chicago se encargó de manifestar ese estado cuando un loco que venía pateando autos por la calle en las cercanías del Navy Peer se abalanzó sobre mí y me empujó a los gritos sin ningún motivo.
Como ya habrán notado, este post no intenta responder ninguna cuestión sino plantear un interrogante. ¿Por qué el país más desarrollado del mundo –en términos económicos, por supuesto- es víctima de este tipo de ataques? Para leer un análisis más elaborado del tema pueden leer este post escrito por Oscar Cardoso en su blog Afuera y Adentro.

5 comentarios:

Aqui_c dijo...

Ahora, por lo que pude ver el operativo de seguridad posterior al incidente funcionó.
Pero por ejemplo los que mataron hace unos días a una señora en frente de su hijo, por lo menos uno ya está libre.
¿Cuál es el sistema que no funciona?

Guillermo Schulmeier dijo...

aqui_c: entiendo tu punto. Pero justo en este caso el operativo de seguridad no funcionó. Entre las primeras dos muertes y las restantes 31 hubo dos horas de diferencia.

Saludos!

nicolas caracciolo dijo...

no pienso que se quiera criticar lo de afuera sin mirar lo que pasa aqui... ninguno de estos dos sucesos son buenos, es mas son igual de desastrozos, argentina esta en vias de desarrollo, me parece que lo que plantea guillermo es solo un interrogante: ¿que tipo de desarrollo necesitamos? y una advertencia: hacia donde queremos ir? cual es nuestro faro?
saludos

guadis! dijo...

Eso es lo que me llama la atención a mí Guille (te puedo decir Guille?), por qué no lo frenaron si hubo dos horas entre un ataque y otro...

Guillermo Schulmeier dijo...

Nico: muchas gracias por interpretarme tan bien. No discuto el atraso argentino pero me parece importante analizar en qué espejo nos miramos.

guadis!: las dos horas entre un ataque y otro muestran que la negligencia no es sólo industria nacional. Adelante con el tuteo.

Saludos!