miércoles, marzo 08, 2006

Padres de jardín


A principios de esta semana estrené mi rol de padre que acompaña a su hijo/a al colegio, en mi caso paticular al jardín. Al llegar al establecimiento educativo, descubrí la existencia de una cofradía que desconocía hasta el momento. No son los Illuminati, ni la Logia P2, ni ninguna otra secta o grupo masónico. Son los padres de jardín. Un conjunto de hombres adultos de entre 30 y 40 años que todas las mañanas acompañan a sus hijos al jardín de infantes.

Lo raro de esta tribu no es que lleven a sus vástagos al colegio sino que lo hagan vestidos con bermudas, remeras de manga corta y, en muchos casos, ojotas. Teniendo en cuenta que la hora de entrada al jardín es relativamene tarde -9 de la mañana por lo general- uno se pregunta a qué se dedicarán estas personas. El cuestionamiento no surge impulsado por el resentimiento (es muy fácil caer en respuestas del tipo: "Este seguro que es el hijo de un millonario y no labura") ni tampoco por la desconfianza (que puede llevarnos a pensar que "estos vagos son todos narcos") sino de una auténtica intriga.

Al igual que ocurre cuando uno observa otros casos asombrosos como los que juegan al tenis los días de semana -y uno los puede ver desde el tren- o los que corren por Palermo en horarios laborables y ni que hablar de los extremistas que juegan al golf un martes o jueves, el interrogante que nos mueve a trazar hipótesis y estimaciones es ¿cuántas ocupaciones o profesiones existen que les permitan a las personas manejarse con libertad?.

1 comentario:

filoso_fo dijo...

Infinitamente de acuerdo, ahora esperá agazapado, presta atención porque pronto vas a oir de una de esas colgateadas bocas con todas sus piezas dentales, que los que a la misma hora con vestimentas similares portan banderas de protesta mientras caminan agrupados por Av de Mayo son "VAGOS QUE DEBERIAN ESTAR TRABAJANDO". el marrón