lunes, diciembre 11, 2006

Defensores de la vida

Ayer a la noche, gracias a la generosidad y el sentido de comunidad de mi amigo Pedro Tarak, tuve el privilegio de conocer a Fabián Ferraro, el impulsor de la Fundación Defensores del Chaco, de la localidad de Moreno, entidad que trabaja a partir del fútbol como herramienta de inclusión y transformación social.

Hablar unos minutos con Fabián es suficiente para reconocer a una persona de una dimensión fantástica, con una sensibilidad, un compromiso y una capacidad dignas de imitar. La historia de Fabián es fascinante y él la cuenta con pasión, sin golpes bajos y con un mensaje de esperanza y cambio.

Jugador profesional de fútbol y ex chico en situación de calle, Fabián logró capitalizar la pasión futbolera para fines comunitarios y sociales. Con esa convicción comenzó recuperando un basural para hacer una cancha y hoy, junto con un equipo de más de 50 personas, logró transformar el barrio en "un lugar en el mundo", como a él le gusta decir.

A partir del fútbol callejero, el trabajo de Defensores del Chaco logró transformar a una de las villas más peligrosas del conurbano en un barrio que, entre varias particularidades, tiene una cooperativa de transporte con 22 colectivos que no sólo cobran el boleto más barato (50 centavos) y llevan gratis a los estudiantes, sino que no contaminan, ya que están todos equipados con GNC.

El barrio también tiene una cooperativa de gas, que le compra el combustible a Gan Natural, empresa para la cual la gente de Moreno no era "mercado". Por supuesto que la cooperativa es rentable y una importante fuente de trabajo. Además está todo asfaltado. En este punto, Fabián cuenta que "para asfaltarlo sólo exigimos lo que correspondía. La obra estaba dentro del pliego de la licitación de Autopistas del Oeste. Nosotros reclamamos lo que estaba firmado".

Fabián cree en la dimensión política de la participación ciudadana y hace un culto al ejercicio cotidiano de reclamar por los derechos. Además, comprende con una claridad enceguecedora la importancia de trabajar y vivir para una felicidad conjunta. "El sálvese quien pueda es una cultura nefasta. Con el trabajo comunitario cada día más gente se suma al sueño de la felicidad compartida", asegura Fabián.

Para leer otra nota sobre Fabián Ferraro y Defensores del Chaco: click acá

1 comentario:

Clotilde dijo...

Da placer encontrar encontrar periodistas que comuniquen este tipo de cosas. Contagia esperanza. Muy bueno.