martes, agosto 15, 2006

El service de los 10.000 km


Existen empresas que se destacan por su mal servicio y una pésima atención al cliente y otras que sobresalen por la calidad y el trato siempre cordial a quienes compran sus productos. La lista de las primeras es interminable y entre las segundas se destaca Chicco, la compañía que fabrica cochecitos y accesorios para bebes.

Luego de dos años de utilizar uno de los carritos de paseo de la marca y ante la llegada de un nuevo integrante a la familia, llevamos el cochecito a un local para que lo reparen. Tras derivarlo a la gente de Chicco, el carrito volvió a nuestras manos totalmente renovado con todas las piezas que se habían desgastado reemplazadas y todo el trabajo fue realizado sin cargo alguno. Eso es deslumbrar al cliente.

2 comentarios:

Paterna dijo...

¿Eso es acá? Dónde vivís?
Yo tengo que comprar un cochecito porque el 2do está en camino. El cochecito del 1ro habrá durado un año y medio como mucho (no era de los mejores tampoco los paraguitas) y quedó tan destruido que lo tiramos a la basura. Ya no se lo podía reparar.

Guillermo Schulmeier dijo...

Sí paterna, es en Argentina. Lo llevé a un local de Cresciendo en Cabildo y José Hernández que lo derivó a la gente de Chicco. Y volvió 0km y el arreglo fue sin cargo.

Saludos.