lunes, febrero 11, 2008

Más moderno... ¿menos simpático?

Siguiendo con la temática automotriz, inaugurada con el post sobre el cuento de Mairal y en sintonía con su estrecha relación con la infancia, después de recordar algunos autos que tuvo mi padre y sus sobrenombres llegué a la conclusión de que cuanto más moderno es el vehículo menos simpático y humanizable parece.

El Avispón verde, un Fiat 1500 que además de tener el bello color de la esmeralda hacía explosiones, y la Ambulancia, un obvio Falcon Rural Blanco que supo llevarnos varias veces a Mar del Sur, son los dos ejemplos más recordados de la cada vez más inusual costumbre de bautizar a los bólidos.

También recuerdo que al Peugeot 505 azul del padre de uno de mis mejores amigos le pusimos Kit, en honor al recordado auto fantástico. Es que en esa época era una modernidad. Incluso cuando lo cambió por un nuevo Peugeot 405 le pusimos Kart, igual que el malvado rival de Kit.

Hubo otros nombres pero no quedaron en el recuerdo (o quizás sí, pero no me divierte nombrarlos). En cambio, cada estallido que salía del escape del Avispón dejó una marca imborrable, como las amenazas de abandonar el auto que mi hermano blasfemaba a mi madre si el Fiat no dejaba de bramar con su aliento a hidrocarburos.

Hoy, los Audis y los BMWs circulan anónimos, como si el matálico brillo de sus carrocerías fueran un escudo contra el cariño de sus dueños.

Fiat 1500 verde. En casa le decíamos el Avispón.

3 comentarios:

Baturroid dijo...

Mi abuelo tenía un 1500 negro, con la tapicería forrada de algún tipo de sucedaneo de cuero rojo. Lo mantuvo hasta los 80 y terminó por venderselo a un chatarrero/coleccionista de la carretera de Valencia.

Recuerdo como era viajar en ese coche. Aquello era genial, como el coche de los Monsters.

He llegado aquí por el blog dde Blanqi y este post me ha tocado la fibra sensible. ¡Un saludo!

Guillermo Schulmeier dijo...

baturroid: es increíble la nostalgia que genera el recuerdo de los autos que tenían nuestros padres y abuelos. Entré en ésa sintonía a raíz de un cuento del escritor Pedro Mairal que si aún no lo leiste te recomiendo con énfasis. En este link podés acceder a la obra: http://www.pedromairal.com.ar/02hoytemprano.html#cuento

Saludos!

Anónimo dijo...

Yo, el hijo del ex dueño de kit, y hasta hace poco poseedor en formato de herencia del afamado pero derrumbado Kart pianto un lagrimon, ya que en la Ambulance , como le deciamos para ponerle un poco mas de glamour, eh vivido viajes con termos y sanguches a altas horas de la madrugada rumbo a Mar del sur y tambien recorde "la bola" que era un clasico fiat 600 color turquesa, de mi tia abuela que todos sus nietos postisos querian hacerse acreedores. Ideal para aprender a manajer. Y mas actual es el afamado y derruido Sacapuntas de Gomez hijo de un falcon rural con butacas de torino que tenia varios apodos, pero uno de os mas agradables era la "FALCONAVE"
BMC5